Aprender inglés: el trampolín hacia el éxito

Los idiomas siguen siendo la asignatura pendiente de los españoles, a pesar de que la apertura de los mercados requiere de trabajadores cada vez más cualificados para expresarse, al menos, en inglés. Sin embargo, solo un 51% de los adultos en España hablan una segunda lengua, muy lejos de la media europea (66%), según datos de Eurostat. Aprender inglés podría ser la clave del éxito para ascender en una empresa o, en el caso de los emprendedores, para conseguir nuevos clientes sin limitaciones de fronteras.

Índice de contenidos

La gran mentira del inglés

El idioma es uno de los apartados que más se falsea en el curriculum, aunque afortunadamente el aprendizaje real de inglés está cambiando (para mejor) en las generaciones más jóvenes. Antes, era habitual que un empleado con nivel de idiomas del colegio indicara en su perfil un ‘nivel medio’. Ahora, es raro el estudiante que no ha pasado al menos una temporada aprendiendo inglés fuera de España, bien con una beca Erasmus, bien en un curso intensivo específico.

Este falseamiento es un fenómeno curioso puesto que es fácil de comprobar cuál es el nivel de inglés de un candidato para un puesto. Basta con hacerle una breve entrevista en ese idioma para valorar qué hay de cierto en su CV. También es cierto que muchas empresas usan el idioma como elemento de filtración de aspirantes y que después ni comprueban ni exigen nivel alguno.

En cualquier caso, aprender inglés es fundamental para el desarrollo laboral y para la correcta gestión de una pequeña y mediana empresa. Un 32% de las ofertas de empleo exigen tener conocimiento del idioma universal, una cifra que ascienda al 80% en los puestos cualificados, según un estudio de Randstad y Adecco.

Ante esta perspectiva, ¿qué debe hacer una persona con ambición de desarrollar una carrera laboral de éxito?

Formas de aprender inglés

Las nuevas tecnologías han facilitado el acceso al aprendizaje con herramientas online accesibles desde cualquier dispositivo y en cualquier momento del día. De este modo, es posible planificarse unas sesiones diarias, contar con evaluaciones regulares e incluso mantener conversaciones con profesores nativos sin moverse del despacho.

Cada vez más empresas ofrecen ya a sus plantillas cursos de inglés subvencionados e impartidos en el propio centro de trabajo. De este modo, incrementan el valor de su empresa mediante la cualificación de sus empleados. Estas lecciones se pueden impartir con los medios necesarios en un aula de formación de un centro de negocios, como es el caso de Versari. El empresario solo tiene que acordar con un profesor de idiomas los horarios y reservar una sala por horas para las clases.

Otra posibilidad es acceder a un curso gratuito a distancia del estilo de los Massive Open Online Courses (MOOC) que ofrecen las principales universidades del mundo. Además de cursos específicos de idiomas, existen cursos especializados en otras materias que se imparten en inglés y que sirven para mejorar el vocabulario en esta lengua. Todos incluyen vídeos, por lo que es fácil familiarizarse con la pronunciación.

Por último, existen formas de aprender inglés más convencionales, como apuntarse a una academia de idiomas, comenzar a visualizar vídeos y series en versión original o unirse a reuniones de personas multilingües, que se realizan en bares, centros culturales, etc.