Cuotas de autónomo a la Seguridad Social

En España los emprendedores son el motor de la economía, con un tanto por ciento muy elevado de la facturación total. Sin embargo, las personas que se plantean emprender o comenzar algún tipo de negocio por cuenta propia aún tiene dudas sobre qué cuantías deben abonar de forma regular. En este artículo vamos a intentar hacer un resumen de las cuotas de autónomo a la Seguridad Social que existen en la actualidad.

En primer lugar, se debe analizar cuáles son los tipos de cuotas que debe abonar un trabajador por cuenta propia y si es rentable abonar la mensualidad por la realización de una tarea concreta. El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) establece que la cuota mínima de autónomos -que cubre por enfermedad común, accidente, cese de actividad y formación- sea de 283,3 euros.

En España existe también una tarifa plana para nuevas altas de autónomos reducida a 60 euros con las coberturas más limitadas y bonificaciones para colectivos, como colaboradores, personas con discapacidad, mayores de 65 años y jóvenes, trabajadores de Ceuta y Melilla y trabajadores con cese de actividad por maternidad o paternidad.

Para solicitar la tarifa plana, es necesario no haber sido autónomo en los dos años anteriores, no ser administrador de una sociedad ni colaborador. Es válida durante los 12 primeros meses y se incrementa paulatinamente al 50% de reducción de XX en el medio año siguiente y al 30% desde los 18 a los 24 meses. 

En cuanto a las bonificaciones, se aplican en los siguientes supuestos:

  • Mujeres menores de 35 años y hombres menores de 30: pueden acogerse a una reducción del 30% durante los 12 meses siguientes al término de la tarifa plana, es decir, hasta los 3 años.
  • Maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural: bonificación del 100% de la cuota mínima.
  • Personas con discapacidad igual o superior a un 33%: la reducción de un 50% sobre la cuota general se mantiene desde el decimotercer mes hasta un máximo de 5 años.
  • Autónomos colaboradores o familiares: pueden beneficiarse de una reducción del 50% durante los 18 primeros meses y de un 25% en el medio año siguiente.
  • Autónomos de Ceuta y Melilla dedicados al comercio, hostelería, turismo e industria: reducción del 50% indefinidamente.
  • Trabajadores pluriempleados
  • Autónomos dedicados a la venta ambulante
  • Mayores de 65 años: solo están obligados a cotizar por incapacidad temporal y contingencias profesionales si acumulan 38,5 años cotizados o si tienen 67 años de edad y 37 cotizados.